Cómo combinar colores como un experto

¡Hola! ¿Cómo estas? Hoy te traigo algunos tips que te van a ayudar a mejorar tus interiores. Combinar colores nunca fue fácil, ni siquiera con la indumentaria. A veces caemos siempre en lo mismo por miedo a fallar. Pero hoy te vengo a mostrar algunas sugerencias para que puedas lograr espacios y diferentes sensaciones según tus gustos y preferencias. Lo fundamental es que entiendas que el resultado final dependerá de lo que quieras lograr. Por ejemplo, si buscás más armonía vas a elegir colores similares o en el mismo tono. Por el contrario, si te gustan los contrastes vas a optar por colores muy diferentes entre sí. Veamos algunos ejemplos:

 

MONOCROMÁTICO: Diferentes tonos de un mismo color en un espacio, logrando armonía visual.

 

 

 

La idea en este caso es elegir un color y usar toda su gama. En la primer imagen lo lograron con una gama de rosas y en la segunda hicieron lo mismo con el azul.

 

 

 

 

COLORES ANÁLOGOS: Están próximos en el círculo cromático, por ejemplo violeta y azul. 

 

Esta es otra alternativa si te parece demasiado aburrido lo anterior pero tampoco querés un gran contraste. Eligiendo colores análogos, te asegurás de crear un espacio con armonía y te garantizo que no falla.

 

 

En la primer opción eligieron verde y azul, una combinación que queda muy bien. El problema es que al ser dos tonos fríos, a veces necesitamos de otro más cálido o de alguna madera para lograr un cierto equilibrio. En la segunda opción se eligió violeta y azul, otra combinación que es muy sofisticada y no hay margen de error.

 

 

 

COMPLEMENTARIOS: Se basa en colores opuestos en el círculo cromático. El mayor contraste siempre es blanco y negro.

 

Aporta dinamismo pero puede resultar agobiante si lo vemos todos los días. Tené en cuenta que no es lo mismo un bar o local que una casa. Por eso debemos ser mucho más cuidadosos para luego no cansarnos con el tiempo.

 

 

Un claro ejemplo para esta clasificación es rojo y verde, un contraste muy marcado ya que son complementarios, es decir opuestos en el círculo cromático. Otro ejemplo sería azul y naranja o violeta y amarillo.

 

 

 

NEUTRO MÁS COLOR: En este caso podemos usar todos los neutros como blanco, negro, grises, visón y sumarle un sólo color vibrante que sea protagonista.

 

Veamos dos ejemplos:

 

 El amarillo es el color central y no contrasta ni compite con ningún otro. Los neutros simplemente "acompañan" y ayudan a resaltar el color elegido. Lo mismo sucede en la siguiente imagen con el turquesa:

 

 

 

Estas cuatro  formas de combinaciones son muy utilizadas por los mejores expertos. Si no querés lograr contrastes tan bruscos, podés elegir una paleta análoga o monocromo y luego sumarle un pequeño detalle en un color complementario.

 

Espero que te haya servido ¡Y a partir de ahora te animes a combinar colores sin miedo!

 

Podés dejarme en los comentarios si tenés alguna duda. No te olvides que todos los jueves tenemos en Instagram "JOM Responde" donde podés hacernos la pregunta que quieras y te contestamos en el momento.

 

¡Buen fin de semana largo!

 

Lic. Romina Mileto

 

JOM Diseño de Espacios

 

Share on Facebook
Please reload

Entradas destacadas

Mudarse solo: 5 Consejos para tu departamento

October 28, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo